¿Qué es exactamente una contractura?

Una contractura muscular en pocas palabras es una contracción muscular continuada en el tiempo, prácticamente sin descanso, generalmente involuntaria que se da sobre una fibra muscular o un conjunto de fibras.

¿Cuáles pueden ser las causas?

Las más conocidas y comunes son las contracturas que aparecen por malas posturas laborales o deportivas.  Dentro de las deportivas a veces cuando se fuerza mucho en velocidad y potencia se producen pequeñas roturas fibrilares.

Realizar poca actividad física debilita la musculatura y cualquier movimiento de la vida normal puede desencadenar en una contractura.

De lo más visto en mis sesiones es la contractura provocada a nivel facial, cervical y dorsal por los pensamientos y emociones. Generalmente cuando estas en estado de ansiedad o con pensamientos circulares o con alguna preocupación tinedes a elevar los hombros, a apretar los dientes y a suspender la respiración de manera inconsciente.

Por reflejo de problemas viscerales, muchas veces también relacionados con las emociones. Por ejempo si tienes alterado el sistema digestivo tendrás una sobre carga en la zona lumbar o espalda baja cuando el problema sea en el intestino o en la zona dorsal cuando el alterado sea el estómago. A su vez esta alteraciones viscerales pueden provenir de pensamientos circulares o emociones fuertes.

Por defensa ante alteraciones en alguna articulación. Cuando hay dolor o alguna alteración en una articulación se activan los mecanismos de defensa y el cuerpo intenta frenar el movimiento para que no empeore la situación. Los músculos que rodean esa articulación se contraen y protegen la zona hasta que el estímulo doloroso pare.

¿Qué es lo que sucede en el músculo cuando se contractura?

Cada vez que se realiza la contracción de un músculo, hay un movimiento de electrolitos y neurotransmisores que a través de unos receptores desencadenan la acción. Estos electrolitos no son todos usados asi que han de circular por la sangre como desechos, además de otras partículas como el acetato, el fosfato, etc.. El problema es que cuando no hay descanso en la acción de las fibras, este desecho se acumula, no hay tiempo para que circule y finalmente se hace un tapón. Este tapón o acumulación es la contractura.

¿Cuál sería la forma de aliviar la contractura?

Relajar las fibras para que no siga habiendo contracción y así poder eliminar el exceso acumulado. Por eso se usan relajantes musculares, masajes o cualquier técnica que ayude a relajar y eliminar. El masaje además al activar la circulación ayuda a que la eliminación sea más rápida y efectiva.

¿Porque hay contracturas persistentes???

1) Porque volvemos a activar siempre las mismas fibras cuando seguimos realizando la actividad que nos porvocó la contractura por primera vez. Lo ideal sería cambiar algo en el posicionamiento o fortalecer la musculatura sinérgica (la que ayuda a mantener la posición).

2) Cuando la contracura es crónica, es decir que la tienes hace mucho tiempo, es probable que las fibras se hayan roto y se haya acumulado colágeno (el cuerpo lo utiliza para reparar) que es más dificil de eliminar.

Aqui lo interesante es ver como en el cuerpo se desarrollan un montón de procesos químicos que muchas veces están condicionados por nuestros pensamientos y nuestras emociones.

Y lo importante es no cargarse con la culpa sino intentar conciliarse con esta armazón que nos traslada y nos comunica con el mundo y con nosotros mismos. Lamentablemente este cuerpo tiene unas necesidades básicas que son importantes para sobrevivir o vivir.

Alimentación, ejercicio físico y salud mental y espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.